España y República Dominicana: dos países avanzados digitalmente, pero con muchas diferencias

Las sociedades trabajan incansablemente por ser cada vez más digitales, muestra de esto es el caso de estos dos países, separados por todo un océano, pero con similares objetivos de digitalización. Aún así, las circunstancias de cada uno son bien diferentes, por lo que merece la pena estudiarlas detenidamente.

España y la República Dominicana comparten un gran número de aspectos por motivos culturales e históricos. Desde una perspectiva tecnológica y con una mirada al futuro, también nos damos cuenta de que existen ciertos rasgos similares a ambos países, como su determinación por conseguir un entorno lo más digitalizado posible.

En este artículo vamos a hacer un breve análisis de la situación en la que se encuentran estos países en cuanto a su transformación digital, comparándola con la de otros países de su entorno. También nos haremos eco de las principales iniciativas que están llevando a cabo al respecto, finalizando con la influencia que tiene la firma digital en todo ello.

España, un país digitalmente maduro dentro del entorno europeo

Empresas privadas españolas y digitalización

Para conocer en más detalle el grado de digitalización de las empresas españolas, acudimos a la última edición del índice de madurez digital que ha publicado la consultora experta en transformación digital Incipy. Este se redactó en base a las respuestas dadas por 350 encuestados con un cargo de responsabilidad media-alta en compañías privadas españolas.

Para ello se tendrán en cuenta 12 indicadores agrupados en 4 categorías: estrategia y organización, clientes, negocio digital y personas.

Entre estos indicadores, podemos encontrar algunos que se encuentran estrechamente relacionados con la firma digital, como son las soluciones digitales de producto y servicios, la innovación digital del negocio y espacios de trabajo digitales (Digital Workplaces, según la nomenclatura del informe).

En función de los resultados obtenidos, se definen 4 categorías de empresas en función de su grado de avance digital: básica, inicial, estratégica e innovadora-disruptiva.

Las principales conclusiones que se extraen de este informe son:

  • Se observa un avance notable, especialmente durante los últimos 3 años, en el grado de digitalización de las empresas españolas, impulsadas especialmente por el liderazgo transformacional de sus responsables.
  • Se ha apreciado un avance en los diferentes niveles de madurez digital. Se ha reducido considerablemente las empresas que se encuentran en una fase inicial, mientras que las más avanzadas mejoran sus cifras. Las estratégicas están conformadas por un 29% de las empresas y las innovadoras-disruptivas por un 7%.
  • El 16% de las empresas españolas han implementado un plan de transformación digital.
  • El 46% están abordando planes de transformación hacia una organización ágil.
  • Se observa una clara orientación hacia el cliente como centro de la estrategia digital y como impulsor de nuevas tecnologías.
  • El 31% están evolucionando las tradicionales intranets hacia espacios de trabajo digitalizados.

Digitalización de la Administración Pública

En lo que a los organismos gubernamentales se refiere, es de interés el Índice de Economía y Sociedad Digital (DESI), que publica la Comisión Europea. Un estudio que, además, sirve para situar España dentro del entorno digital de la Unión Europea.

Los resultados del DESI se sustentan sobre 5 indicadores del rendimiento digital: conectividad, capital humano, uso de internet, integración de la tecnología digital y servicios públicos digitales. 

Según la última edición de 2020, España se encuentra en la undécima posición, destacando sus elevados resultados en servicios públicos digitales y datos abiertos, ocupando en ambos y en conectividad el segundo lugar, sin embargo, en capital humano presenta cifras mejorables, estando por debajo de la media europea, aunque mostrando una mejoría respecto a años anteriores. Además, España ocupa el decimotercer puesto en la integración de las tecnologías digitales.

En lo que a iniciativas gubernamentales se refiere, el DESI destaca las siguientes: 

  • La estrategia nacional de capacitación digital, para que todos los ciudadanos alcancen unas mínimas competencias digitales.
  • La estrategia nacional de inteligencia artificial.
  • El marco estratégico en política de PYME 2030.
  • La “Agenda del Cambio: hacia una economía inclusiva y sostenible”.
  • La estrategia de digitalización para el sector agroalimentario y forestal y del medio rural.

República Dominicana, plenamente concienciada por la transformación digital y tomando las medidas necesarias

La República Dominicana se encuentra en el puesto número 99 del Networked Readiness Index, elaborado por el Foro Económico Mundial y que se encarga de medir la preparación que tienen los países para explotar las oportunidades que les ofrecen las TIC.

La puntuación recibida por dicho índice es de 360, lo que la sitúa al mismo nivel que países de la zona latinoamericana como Guatemala, Venezuela, Bolivia y Paraguay. Si comparamos con los resultados de España, esta se clasifica en la posición número 33.

Otra manera de tener una visión certera del grado de digitalización de la sociedad dominicana es a través de la opinión de profesionales y expertos.

Recientemente, un evento congregó a personalidades de referencia en lo que a digitalización empresarial se refiere. En él se recogieron declaraciones como las de Iván Mejía, Vicepresidente de Logística del Grupo Ramos, quien declaró que para responder a la inesperada coyuntura actual tuvieron que “ser rápidos, ágiles y flexibles […]”, consiguiendo esto gracias a los avances tecnológicos.

También merece la pena destacar las palabras de Gilberto Abreu, IT Portfolio Services Manager de Nestlé, quien resaltó que “es clave poder eliminar el papel y construir una tecnología de confianza”, a lo que añadió la importancia de mejorar los procesos de pago electrónico.

Jacqueline Reynoso, Directora TI de la Distribuidora Corripio resaltó lo fundamental que es desarrollar el talento digital en las organizaciones.

Por otra parte, La Cámara Americana de Comercio (AMCHAMDR) celebró el seminario-coloquio «La Transformación Digital de la República Dominicana: un esfuerzo público-privado-académico«. En él su Vicepresidente, David Fernández, remarcó la importancia que tiene la unificación de esfuerzos por parte del sector público como proveedor de infraestructuras, el privado como desarrollador de innovación y las instituciones académicas como promotoras de talento. 

España y República Dominicana dos países avanzados digitalmente

Evolución digital de los organismos públicos dominicanos

Como acabamos de mencionar, el papel de las entidades gubernamentales es clave para el desarrollo digital de la República Dominicana. Desde el Gobierno son conscientes de ello y por este motivo han puesto en marcha diversas iniciativas al respecto, entre las que destaca el proyecto República Digital, que se marca como meta la reducción a la mínima expresión de la brecha digital de la sociedad dominicana.

Dentro de éste se contemplan, entre otras, acciones como la tramitación en línea de procedimientos administrativos como el pago de impuestos en la Dirección General de Impuestos Internos, el pago de las multas de tráfico, creación de empresas, contrataciones públicas, solicitud y renovación de licencias y documentos de identidad, etc.

También hay que hacer especial mención a que la República Dominicana es el primer país del Caribe y Centroamérica en cuanto a la participación electrónica de sus ciudadanos, como desvela un informe publicado por las Naciones Unidas.

La firma digital, un nexo común entre España y la República Dominicana

Dentro de todo proceso de digitalización hay ciertos recursos tecnológicos que son semejantes independientemente del país en el que nos fijemos. Uno de estos es la firma digital, una solución transversal que está en contacto con la transformación digital de prácticamente todos los aspectos de una nación.

Aún teniendo muchos puntos en común, la firma digital también presenta matices diferenciadores entre países, como es el caso del marco legal que la acoge. Por parte española, y europea, éste viene definido por el Reglamento eIDAS, que define 3 tipos de firmas electrónicas; por la parte dominicana, la firma digital se regula mediante la recientemente aprobada Resolución 071-19.

Se trata de dos textos legales con un alto grado de semejanza, puesto que la recién mencionada Resolución 071-19 se basa en gran parte en el Reglamento eIDAS, ya que se marcó como meta que facilitase la internacionalización de las actividades empresariales, para lo cual debía alinearse con la legislación de regiones hasta ese momento más avanzadas en firma digital. De hecho, la semejanza es tal que los tipos de firma electrónica que contemplan son prácticamente idénticos: simpleavanzada y cualificada.

Matizar que, aunque ninguna de las dos legislaciones recoge el término “firma simple”, este se usa para designar a la firma que no cumple los requisitos para ser avanzada o cualificada. La legislación si advierte que no debe anularse a priori su posible valor legal probatorio por el hecho de no cumplir dichos requisitos.

Es evidente el peso que tiene la firma digital en el crecimiento digital de ambos países. Por ello en Viafirma hemos apostado por aplicar nuestras soluciones en diferentes entornos privados y públicos.

Entre las más recientes novedades al respecto, tenemos:

Esto es sólo una muestra de nuestro trabajo incansable por construir un entorno más digital que acabe materializándose en beneficios para ciudadanos, empresas y entidades públicas.