The e-Government: Innovation in Public Administration (Spanish version)

Hace unos días Xavier Marcet publicaba en su blog un post sobre las barreras de la administración pública a la innovación. Xavier, además de licenciado en Historia, diplomado en Gestión Pública (ESADE) y profesor en varias universidades es un conocido asesor en la dirección de empresas e instituciones, especialmente en el campo de la comunicación corporativa y de la gestión estratégica.

Pero estás barreras no salieron de la idea solitaria y subjetiva de una sola persona, sino de una actividad propuesta a sus alumnos del curso de Gestión de la Innovación en las TIC, con lo que se puede decir que, en cierta medida, fue un grupo de gente con conocimientos avanzados sobre la administración pública los que definieron dichas barreras.

Se hace interesante pues, analizar las posibles causas de tanta reticencia por innovar por parte de la Administración Pública.

Las barreras son las siguientes:

Según apunta Marcet, el miedo es el principal impedimento a la hora de innovar en las Administraciones, pero ¿miedo a que?, ¿miedo al error? ¿miedo a desafiar la estructura y espesez de la Administración? ¿miedo a ser tildado de «hereje» por tus compañeros? Seguramente un poco de todo.

Cristina Garmendia, antigua Ministra de Ciencia e Innovación de España, apuntaba hace unos días en el Encuentro Directivo del Instituto de Estudios Cajasol celebrado en Sevilla la importancia de la innovación y el emprendizaje para salir de la situación actual de recesión en la que se encuentra nuestro país. Cristina sugería que el cambio en la actitud hacia la innovación debe de venir impulsado precisamente desde la Administración Pública, premiando e incentivando al «intraemprendedor» y sus ideas y sobre todo, cambiando una cultura y estructura actual, donde la innovación depende de la buena voluntad de aquellos valientes que se atreven a desafiar este sistema.

Todo esto me lleva a la siguiente reflexión: ¿Qué mejor manera hay de innovar en este sector que a través de las nuevas tecnologías?

Administración electrónica

Es entonces cuando se nos tiene que venir a la mente la e-Administración y sus ventajas. Y es que se hace patente la necesidad de convertir la oficina tradicional en una oficina sin papeles, ahorrando así en tiempo y costes y sobre todo habilitar la vía electrónica para la realización de tramites entre la Administración y el ciudadano.
Sin duda, un gran ahorro para, sobre todo, pequeñas y medianas empresas, las cuales se verían beneficiadas claramente gracias a, por ejemplo, los certificados digitales, el DNIe o la firma electrónica.
Dado que las pymes componen alrededor del 70% del tejido empresarial español, la Administración electrónica es, sin duda, un buen comienzo por donde empezar a innovar.