La reserva de dominio en contratos de compraventa y su evolución digital

Financiar a plazos una compra es una alternativa interesante para bienes muebles de cierto valor económico. Formalizarla supone una gestión administrativa considerable, encontrándonos en esos documentos conceptos que pueden no resultarnos familiares, como, entre otros, es el caso de la reserva de dominio. ¿Cuáles son los principales aspectos que debemos tener en cuenta para cumplimentar con este tipo de adquisiciones y cómo podemos ayudar a ello desde Viafirma?

Cuando nos decidimos a realizar una compra de un bien mueble que requiere de una inversión que consideramos alta, es habitual plantearse la opción de financiar el pago en plazos que nos hagan enfrentarnos de manera más holgada a este desembolso.

Este tipo de operaciones conllevan una alta carga de trámites administrativos, por lo que se encuentra perfectamente regulada. Para estas situaciones debemos prestar especial atención a la Ley 28/1998, de 13 de julio de Venta a Plazos de Bienes Muebles, cuyo objeto es:

“la regulación de los contratos de venta a plazos de bienes muebles corporales no consumibles e identificables, de los contratos de préstamo destinados a facilitar su adquisición y de las garantías que se constituyan para asegurar el cumplimiento de las obligaciones nacidas de los mismos.”

Entre los muchos puntos recogidos en esta ley, uno de los más destacables es el que establece la obligatoriedad de la inscripción en el Registro de Venta a Plazos de Bienes Muebles, que realizarán los Registradores de la Propiedad y Mercantiles.

Esta misma ley también estipula los datos que debe recoger el contrato de compraventa que, como mínimo, debe reflejar:

  • El nombre, apellidos, razón social y domicilio de las partes y, en los contratos de financiación, el nombre o razón social del financiador y su domicilio.
  • El número o código de identificación fiscal de los intervinientes.
  • La descripción del objeto vendido, con las características necesarias para facilitar su identificación. El precio de venta al contado, el importe del desembolso inicial cuando exista, la parte que se aplaza y, en su caso, la parte financiada por un tercero.
  • En los contratos de financiación constará el capital del préstamo.
  • Cuando se trate de operaciones con interés, fijo o variable, una relación del importe, el número y la periodicidad o las fecha de los pagos que debe realizar el comprador para el reembolso de los plazos o del crédito y el pago de los intereses y los demás gastos, así como el importe total de estos pagos cuando sea posible.

Dentro de estos contratos también la normativa recoge un concepto muy interesante y de amplia aplicación como es el de la reserva de dominio, pasamos a profundizar más en él.

La reserva de dominio en contratos de compraventa

Qué es la reserva de dominio en un contrato de compraventa de bienes muebles

Una de las características más destacadas de un contrato de financiación es la conocida como reserva de dominio, que nos acompañará hasta que el pago se haya completado. Por tanto, merece la pena conocer sus aspectos fundamentales, así como las posibilidades que hay de digitalizar el proceso.

Por reserva de dominio se define una cláusula muy común en los contratos de compraventa de diferentes tipos de bienes como vehículos o electrodomésticos, entre otros muchos. La reserva de dominio tiene lugar cuando se establece una financiación a plazos de dicho bien.

Con la reserva de dominio, el vendedor se mantiene como el legítimo propietario del bien hasta que el comprador haya pagado el último plazo y levante la cláusula. Como consecuencia de ello, el comprador no puede ejercer ninguna acción como revender o transmitir el bien, pues que no es de su propiedad, pero sí puede disfrutar de su uso. 

La reserva de dominio supone una garantía para el vendedor, de manera que éste queda cubierto frente al posible impago de los plazos pactados por parte del comprador. Así el vendedor conservará la propiedad del bien, aportándole seguridad al proceso.

¿Cómo levantar la reserva de dominio?

Una vez que se han cumplimentado todos los pagos, el comprador estará en plena disposición de levantar la cláusula de reserva de dominio en el Registro de Bienes Muebles. Es importante aquí remarcar el hecho de que esto no se realizará de manera automática con el pago del último plazo, sino que éste tendrá que reclamarlo presencialmente en la sede del vendedor, con su correspondiente gestión documental y firma.

Con Viafirma podrás presentar telemáticamente contratos en el registro de bienes muebles

Viafirma cumple con el sistema de presentación telemática en el Registro de Bienes Muebles de contratos de financiación y leasing mobiliario, así como de sus modificaciones y cancelaciones.

El sistema fue regulado por las instrucciones de este Centro Directivo de 23 de octubre de 2001 y 3 de diciembre de 2002 y por la Resolución-Circular de 13 de septiembre de 2011.

De esta forma con las soluciones de Viafirma se pueden presentar dichos documentos con total garantía y validez ante el Registro, ya que recientemente han sido regulados los requerimientos necesarios para la admisión de este tipo de forma de prestación del consentimiento, exclusivamente para los contratos privados de financiación que deban presentarse para la inscripción de las correspondientes garantías en el Registro de Bienes Muebles.

Las herramientas que ofrece Viafirma son capaces de materializar esta presentación documental sin necesidad de desplazamiento alguno y sin tener que considerar ningún horario de oficina. Todo ello con plenas garantías de seguridad, tal y como requiere una operación de tal calibre.