Servidores de Correo y su Integridad

No es noticia que te fastidien una aplicación que estaba corriendo bien porque otro servicio anda por ahí haciendo de las suyas y tú eres el último en enterarte.

Este caso es el que nos pasó recientemente, y lo peor de todo es que era en un entorno de producción.

El ejemplo en cuestión se trataba de un sistema que hacía uso de VIAFIRMA (nuestra plataforma de autenticación y firma digital). Cuando ésta enviaba los correos firmados digitalmente con el certificado instalado en producción, el “maravilloso” Exchange empezó a aplicar una regla para los correos cuyo destinatario fuese un correo externo.

Esta regla no era otra que interceptar el correo e inyectarle un disclaimer en el pie, del tipo “…este mensaje contiene información confidencial….”.

El catastrófico resultado en los correos que recibían los usuarios:


La firma no es válida
El mensaje incluye una firma digital, pero la firma no es válida.
La firma no coincide correctamente con el contenido del mensaje. El mensaje parece que ha sido manipulado después de que el remitente lo firmara. Usted no debería confiar en la validez de este mensaje hasta que verifique su contenido con el remitente.
Firmado por: "la empresa en cuestión"

Para hacer más difícil aún la detección del problema, y sin saber aún por qué, Exchange no siempre estaba aplicando esta regla y se escapaban correos sin el disclaimer.

Por tanto, en sistemas de información donde apuesten por la automatización del formato de los correos salientes desde el lado servidor siempre tendrán que tener en cuenta qué REGLAS de INTEGRIDAD podrían estar rompiendo.

Comentarios

Comments are closed.