Pensado para procesos donde un empleado de la compañía está junto al usuario (cliente, empleado…), asesorándole y guiándole durante todo el proceso de negocio que finaliza, normalmente, en la firma de un documento.

En los procesos de firma presencial se cuenta con un escenario controlado, pudiendo asegurar un mínimo de requisitos que podremos usar en favor del uso de una política de firma u otra. Por ejemplo, controlando qué tipo de dispositivo móvil tiene el empleado, podremos fijar como obligatoria ciertas evidencias electrónicas en la política de firma: uso de un stylus de precisión, uso de coordenadas GPS, fotos ajustadas a las necesidades adecuadas a cada proceso de negocio, verificación visual de la identificación mostrada por el cliente (DNIe, pasaporte, etc.) y cualquier otro elemento procedimental que pudiera estar en manos del empleado a cargo del proceso. Para ello se pueden utilizar tablets iPad, Android, Windows…

El documento puede ser generado en la misma tableta, rellenando un formulario definido previamente en la solución, o recibirse desde un sistema de información que envía el documento vía API (cuando existe integración).

En los procesos de firma presencial también sería posible hacer uso de un pad de firma como los del fabricante Wacom, ubicados normalmente en un puesto fijo al que el empleado tiene acceso e invita al cliente a que lo use para capturar su firma.

reserva tu cita