Más allá de la nube de almacenamiento: soluciones cloud

Hace unos años que la nube ha dejado de ser simplemente un lugar de almacenamiento para convertirse en una de las principales herramientas a la hora de desarrollar y utilizar soluciones de software. A continuación, te contamos la importancia de las soluciones cloud en la actualidad y su previsión para los próximos años.

Uno de los avances más importantes del siglo XXI a nivel tecnológico ha sido el cloud computing, o lo que se conoce popularmente en español como la nube. La mejora de la robustez de las conexiones a internet, entre otros motivos, ha hecho que gran parte de las empresas apuesten por este tipo de soluciones.

Uno de los servicios más populares que ofrece el cloud computing es el almacenamiento, permitiendo así a sus usuarios ahorrar espacio en sus discos y tener acceso permanente a ellos desde cualquier dispositivo.

Sin embargo, en los últimos años, esta tecnología ha ido evolucionando y ha ido más allá de ser un simple proveedor de almacenamiento externo. Ahora la mayoría de las soluciones informáticas que se utilizan en las empresas se encuentran alojadas en la nube, aprovechando todos los beneficios que ofrecen. Estos son la inmediatez, la seguridad, la escalabilidad o la sencillez a la hora de utilizarlas.

Según un estudio realizado por la consultora tecnológica IBM, el 71% de las empresas basan su innovación en los servicios cloud y el 74% de ellas asegura que ha conseguido mejorar significativamente la experiencia de cliente gracias a este tipo de soluciones. Además, el 76% afirma que el uso de iniciativas basadas en la nube les ha permitido expandirse en nuevas industrias.

Por otro lado, IDG afirma que el 73% de las empresas tienen al menos una aplicación, o una porción de su infraestructura, en la nube, y el 17% planea hacerlo en los próximos doce meses. Además, el 42% tienen una estrategia multi-nube, por la cual apuestan por dos razones principalmente: una mayor variedad de opciones disponibles y una recuperación más fácil y rápida en caso de desastre.

Las ventajas más destacadas que IBM señala sobre las soluciones cloud son: ofrecer productos y servicios más personalizados de forma más rápida, conseguir una mejor integración con otros ecosistemas digitales, aumentar los ingresos, reducir los costes operacionales y desarrollar una organización empresarial más eficiente.

Por otra parte, les está permitiendo generar nuevas vías de ingresos gracias a la redefinición del engagement con el cliente, la expansión de sus carteras de productos y servicios y la generación de ingresos adicionales a través de clientes, productos y mercados nuevos y ya existentes.

El estudio estadounidense de IDG confirma la importancia que están teniendo los servicios en la nube, observando el considerable incremento de las partidas de los presupuestos dedicadas a este propósito: de una inversión media de 1.62$ millones en 2016 a 2.2$ millones en 2018, alcanzando los 3.5$ millones las compañías de mayores dimensiones y casi 900.000 $ las Pymes.

Soluciones cloud en el futuro

Todos estos son datos actuales y fenómenos que están ocurriendo en el presente, pero ¿qué futuro les depara a las soluciones cloud? La consultora Forrester prevé que este 2019 los mayores proveedores de servicios cloud se harán incluso más grandes y la combinación de la infraestructura de bajo coste con unos servicios de desarrollo de alto valor la convertirá en la principal plataforma digital de aplicaciones.

Se espera que el gasto de las empresas en la nube aumente como parte de un proceso de modernización de sus aplicaciones, ya sea sustituyéndolas optando por apps SaaS (Software como servicio) o mejoradas haciendo uso de tecnologías más recientes que han llegado a la nube, como el internet de las cosas (IoT), inteligencia artificial o machine learning.

Además, las empresas van a potenciar las nubes privadas con el objetivo de convertirlas en potentes centros de datos y sacarle el máximo provecho. Ya no les preocupa tanto los costes que supone el desarrollo de estas plataformas, sino que consiga acortar el tiempo de comercialización de nuevos productos y servicios.

A la hora de construir estas nubes privadas, bien optarán por construirlas sobre plataformas de código abierto, aprovechar las que tiene en la actualidad o diseñarlas desde cero y tener el control absoluto sobre ellas.

firma cloud

Soluciones cloud en el presente: firma digital

Dentro del contexto actual de la transformación digital, las soluciones cloud están ayudando en muchos sectores productivos, cada uno adaptándose a las necesidades de cada industria y ofreciéndole lo que buscan los usuarios y clientes dentro de ella.

En el caso de hoy, analizamos algunos de los beneficios que tienen las soluciones cloud de firma digital y por qué son tan importantes para esta herramienta en particular.

Como ya hemos explicado en otras ocasiones, existen muchos tipos de firmas digitales: biométricas, digitalizadas, con certificado…

La firma con un certificado emitido por un prestador de servicios cualificados es lo que se considera en el reglamento eIDAS como firma electrónica cualificada, y tiene idénticas consecuencias legales que la firma manuscrita. Es una herramienta enormemente útil, que facilita la realización de muchos trámites, tanto con la administración pública como entre entes privados, pero a la misma vez puede resultar peligroso y perjudicial en el caso de que caiga en manos equivocadas.

Es por esto, que el reglamento europeo ha regulado la que llama firma a distancia, que no es más que la firma en la nube (o firma centralizada). Es igual que la firma electrónica tradicional con certificado, con la diferencia de que la custodia del certificado no recae en el propio usuario, sino en un servidor seguro (HSM) y cualificado.

El hecho de que el certificado no se encuentre en ningún dispositivo concreto, sino alojado en un servidor en la nube lo hace más seguro, ya que cualquiera con acceso a dicho dispositivo podría hacer uso de él. Además, está seguridad es aún más elevada al contar con dos factores de autenticación (autenticación robusta).

Otra de las ventajas que ofrece la firma en la nube (o firma centralizada) es que el usuario no tiene necesidad de estar cargando siempre con el mismo dispositivo cuando tenga que hacer uso de ella. La firma se encuentra, como dijimos, alojada en un servidor seguro al que sólo se puede acceder a través de la autenticación robusta, así que la comodidad y seguridad mejoran notablemente.

Pero los beneficios “en la nube” asociados a la firma digital no se limitan al uso de la firma centralizada, sino que se enriquece con soluciones como los portafirmas digitales, soluciones de firma avanzada para entornos dinámicos no controlados, etc., que pueden prestarse también en su modalidad cloud, con todas las ventajas que ya hemos descrito.

En definitiva, la nube (cloud computing) se ha convertido en una de las tecnologías más utilizada por las empresas y el presente y futuro de las soluciones de software gracias a su gran versatilidad, comodidad y seguridad.