Prototipado de aplicaciones web

Durante el proceso de análisis de un determinado software, y en el caso concreto de aplicaciones web, resulta muy útil elaborar un prototipo de la aplicación (también llamado wireframe) que plasme la idea que el cliente intenta transmitir, para así validarla antes de pasar al desarrollo de la misma.

Prototipo como parte del contrato

Este prototipo debería ser un documento más del análisis que al ser aprobado por el cliente supondrá un compromiso tanto por parte de la empresa desarrolladora de ofrecer una solución software que refleje lo que en el prototipo se especificaba, como por parte del cliente que no debería modificar lo allí reflejado una vez comenzado el desarrollo.

Un arma de doble filo

Las ventajas son innumerables pero hay que tener cuidado; el prototipo es un arma de doble filo que se puede volver en tu contra, ya que un mal prototipo puede ser peor que la ausencia total de él en el análisis. Un prototipo debe ser muy claro en la funcionalidad, preciso, detallado y fiel a la realidad en todos los sentidos. Debe quedar recogido el comportamiento de la aplicación en todos los casos, complementando las pantallas con notas y anexos explicativos de cada funcionalidad de la aplicación.

El riesgo que tiene no dejar cerrados todos los puntos es muy alto para el proveedor de aplicaciones, ya que el cliente podría pedir cierta funcionalidad de la aplicación que “parecía que iba a ser incluida” viendo el prototipo. Este tipo de malentendidos son evitables, como he dicho antes, con el suficiente esmero en la elaboración del prototipo. El tiempo invertido, como todo el que se invierte en fase de análisis, suele ser amortizado con un desarrollo más corto, menos problemático y con menos cambios por parte del cliente.

Herramientas de prototipado

Existe numerosas aplicaciones que nos ayudarán a la hora de crear un prototipo, de pago o gratuitas, multiplataformas o no, herramientas web o de escritorio; el abanico es muy extenso, ya que lo podemos realizar con aplicaciones cuyo propósito principal no fuesen los prototipos de aplicaciones informáticas.

A veces, lo más cómodo es utilizar una herramienta con la que ya estemos familiarizados, como podría ser un editor de presentaciones de alguna suite ofimática (PowerPoint por ejemplo) o algún software de gráficos vectoriales (FreeHand, FireWorks, Visio, etc). Pero también existe un amplio mercado de aplicaciones específicas.

Algunas de las más conocidas son:

  • Vía web: Pencil (plugin para Firefox con licencia GPL), iPlotz (con varios planes de pago).

  • Escritorio: WireframeSketcher (plugin para Eclipse, económico), JumpChart (con herramientas colaborativas), Axure (muy interesante, pero caro y sólo para Windows), Justinmind Prototyper (para Windows y Mac, bastante caro), Gliffy (además de wireframe, permite otros diagramas como MS Visio).

Comentarios

  1. Hola Raúl:

    Tema interesante el que planteas. Una duda, ¿para ti prototipar es analizar o diseñar?

    Los wireframes sólo son una técnica más de prototipar, pero lo importante está en que como proveedor de software, estás proponiendo y dando forma a una solución. Personalmente lo veo que como actividad de diseño.

    Un saludo

  2. Hola

    No es que sea interesante, es que es indispensable :-).

    Lo que no tiene sentido son los análisis funcionales de cientos de páginas que nada aportan a la claridad del proyecto.

    Nosotros hace un tiempo que acompañamos el análisis funcional (que nos exigen) de un prototipo y sirve para que la comunicación con el cliente sea mucho más eficiente. Realmente se discute más sobre el prototipo que sobre el documento Word.

    En cuanto a las herramientas, existen algunas muy buenas (Axure por ejemplo). Nosotros utilizamos una de una empresa catalana, lo siento pero ahora no recuerdo el nombre (el martes cuando vuelva al trabajo os la envió). Pero vamos, que personalmente no le daría mucha importancia a la herramienta: yo he trabajado con prototipos en Visio, realizados directamente en HTML, e incluso en algunas ocasione en papel a mano y luego escaneados.

    Lo importante es que un prototipo «vale mucho más» que cientos de páginas Word.

    Pero, hay que entenderlo como un prototipo al inicio del proyecto. Luego evidentemente hay un diseño y una implemementación en HTML y JavaScript de todo eso, que se puede parecer más o menos al prototipo.

  3. Muy buen artículo Raúl. En determinados tipos de proyectos es esencial prototipar para que todas las partes tengan más o menos claro a dónde se pretende llegar.

    Para mi el prototipado es una técnica más para obtener los requisitos del usuario, no es más que aplicar un «cartón piedra» más o menos evolucionado (en función del tipo de proyecto y usuario) que ayude al usuario y al desarrollador a definir bien lo que se quiere. Desde ese punto de vista, para mi el prototipado es una técnica de análisis.

  4. El prototipo, para mi también es analizar. O mejor dicho, una herramienta para el análisis del diseño de la aplicación. Hasta que el prototipo no se valida con el cliente, no se debería «diseñar de verdad».

    Aunque en el post, más que hacer hincapié en el hecho de que el prototipo forma parte indispensable del análisis, que así es, pretendía resaltar lo peligroso que son los «malos prototipos».

    Gracias por los comentarios 😉

Comments are closed.