6 tipos de procedimientos de firma digital

Uno de los mayores beneficios de la firma digital es su versatilidad, ya que puede utilizarse de diferentes maneras y en diferentes procesos para adaptarse a las necesidades de cada uno de sus usuarios. En el siguiente post, os contamos mediante una infografía qué tipos de procedimientos de firma existen y cuáles soportan las soluciones de Viafirma.

La transformación digital ha traído consigo muchas ventajas y también muchos cambios en las formas en las que trabajamos y hacemos negocios. Los papeles han ido desapareciendo en favor de las comunicaciones digitales, la comunicación con la administración pública es mucho más fácil y rápida y también la firma ha dejado de ser únicamente manuscrita y ha aprovechado todas las ventajas que conlleva el mundo digital.

Las estadísticas demuestran que la popularidad de la firma digital ha ido creciendo con el paso de los años y continúa en una tendencia creciente. Según los datos recogidos por Statista, de 2009 a 2017 se ha producido un aumento del uso de la firma digital en las comunicaciones de las empresas españolas de más de un 20%, alcanzando su pico máximo en el 77.1%.

Gracias al reconocimiento legal de la firma digital (aquí podéis ver más detalles sobre los tipos de la firma electrónica y sus características) y a su equiparación con la firma manuscrita, esta herramienta ha cobrado más y más importancia en el mundo empresarial.

Ventajas de la firma digital

La firma digital no sólo se ha ido popularizando por su validez legal, sino por las numerosas ventajas que ofrece frente a la firma tradicional. En primer lugar, la digitalización siempre supone un ahorro de costes ya que no necesita que se realicen los trámites de manera presencial. Por lo tanto, no es necesario estar en la misma habitación a la hora de llegar a un acuerdo de colaboración y darlo por terminado con una firma.

Además del ahorro de coste en infraestructura y materiales que supone la utilización de la firma digital, también aporta al usuario algo muy importante: la movilidad. De esta forma, sobre todo los trabajadores del departamento comercial que tienen que estar en constante movimiento visitando clientes, pueden hacer uso de la firma desde cualquier lugar en el que se encuentren.

Aunque normalmente hablamos a grandes rasgos de firma digital en general, no existe un único tipo, y ésta es la última de las ventajas de la que queremos hablar hoy: su versatilidad. En ocasiones, ni siquiera es necesario la intervención humana para que un contrato quede firmado. En la siguiente infografía, se pueden ver algunos de estos procedimientos de firma y sus características, todos ellos soportados por las soluciones de Viafirma.

6 tipos de procedimientos de firma digital
  • Firma desatendida: Firma automática que no necesita de la intervención humana, sino que se coloca la firma digital cuando se han cumplido las condiciones pactadas. Sólo debe utilizarse cuando la documentación ha sido previamente supervisada.
    • Smart Contract: La firma desatendida es el principio en el que se basa los Smart Contracts. Estos contratos inteligentes tienen la capacidad de ejecutarse por sí solos y de forma autónoma. Por ejemplo, cuando una mercancía llega al punto determinado, el documento queda firmado y cerrado automáticamente.
  • Firma atendida: Procedimiento de firma más tradicional, en el que todas las partes interesadas están presentes, ya sea de manera física y presencial o a través de medios telemáticos.
  • Firma en lote: Se trata de una sola petición en la que se incluyen varios documentos y el usuario únicamente tiene que introducir el certificado digital una vez y todos quedan firmados. Este tipo de firma es muy utilizada por ejecutivos que necesitan firmar grandes lotes de contratos o nóminas y que ya han pasado por la supervisión de otro trabajador previamente para asegurar que está todo correcto.
  • Multifirma: En este caso, hay un solo documento, que necesita ser firmado por dos o más personas.
  • Multifirma en lote: Se trata del mismo tipo de firma que la multifirma simple, con la única diferencia que hay más de un documento. Es un caso habitual cuando hay que firmar un contrato entre varias partes y también sus anexos.
  • Firma centralizada: Este tipo de firma tiene dos ventajas principales: seguridad y comodidad. Lo que permite la firma centralizada es generar y almacenar tu certificado digital en un servidor seguro, al cual su propietario puede acceder fácilmente mediante AUTENTICACIÓN ROBUSTA cuando lo necesite.