¿Es la firma digitalizada válida?

La firma digitalizada es algo que cada día está más presente en nuestro día a día –mensajería, recibos de mercancía, partes de accidentes…- las utilidades son muchas y se hace más sencillo tanto para usuarios como entidades la firma de cualquier tipo de documento a la vez que se ayuda al medio ambiente. Sin embargo, ¿se consideraría como válida ante la justicia? En este artículo te lo explicamos.

La firma digitalizada no es más que la manuscrita capturada a través de tabletas gráficas. Cada vez más, las empresas optan por esta opción a la hora de tener que hacer al cliente firmar albaranes, recibís o incluso partes, por las ventajas que presentan.

Es muy importante destacar que el marco legal de regularización de la firma electrónica, es diferente en cada país. Basados en la legislación española, La Ley 59/2003, define la firma electrónica como “el conjunto de datos en forma electrónica, consignados junto a otros o asociados con ellos, que pueden ser utilizados como medio de identificación del firmante.” Concretamente, en dicha ley se le otorga valor jurídico a dos tipos de firma electrónica:

  1. Firma Electrónica Reconocida: Es la firma electrónica mediante certificado digital y que la ley le concede el mismo valor que la firma manuscrita.
  2. Firma Electrónica Avanzada: Para que una firma pueda ser considerada firma electrónica avanzada, tiene que haberse creado por medios que el firmante posee en exclusividad, identificarlo, detectar cambios posteriores que se hicieran en la firma y estar vinculado con la persona que firma de manera exclusiva.

La ley 59/2003, le atribuye el mismo valor que la firma manuscrita a la firma con certificado digital, por lo que parece difícil que la firma digitalizada pueda tener el mismo valor que ésta. Eso no quiere decir que en caso de conflicto, no fuese a tener validez legal, simplemente que hay que demostrar que cumple los requisitos de la firma electrónica avanzada y aportar evidencias suficientes

Para que una firma digitalizada pueda considerarse firma electrónica avanzada, tiene que cumplir con los siguientes requisitos: permitir identificar a la persona que ha firmado el documento en concreto y que fuera objeto de disputa. El que una firma digitalizada cumpla o no esos requisitos dependerá del software con el que haya sido generada. Concretamente, las firmas digitalizadas generadas a través de Viafirma Platform u otra plataforma que tenga las mismas características, podrían ser consideradas firmas electrónicas avanzadas debido a:

  1. Captación de datos biométricos: En el momento de la firma, se recogen datos como la velocidad del trazo, los puntos de presión etc. Todos esos datos junto con la geolocalización o la información tanto del software como del hardware con el que se está produciendo la firma se encriptan. Dichos datos son totalmente confidenciales, puesto que si alguna persona externa tuviese acceso a dicha información, podría falsificar la firma. Para ello se utiliza una clave pública de una autoridad de certificación (el tercero de confianza), la cual tiene la clave privada y solo desencriptará los datos en caso de que un juez se lo pida.Así se asegura que la firma identifica al firmante, está vinculada de manera única con él y que se ha creado por medios que él mantiene en exclusividad.
  2. Sellado de tiempo: A través del sellado de tiempo, se realiza una firma electrónica con toda la información anteriormente citada, de la Autoridad de Certificación. De esta forma se puede sabe exactamente cuándo se generó el documento.A través del sellado de tiempo, se permite conocer cualquier modificación que se haya realizado en el documento en un momento posterior al momento de la firma, por ello aporta autenticidad, uno de los principal requisitos de la firma electrónica avanzada.
  3. Toda la información en un solo PDF, siendo este el único fichero que se requeriría en un proceso jurídico por contener todas las evidencias. Concretamente, en el mismo documento en el que se estampa la firma, se introducen todos los resultados, cifrados, encriptados y firmados.En el caso concreto de Viafirma Platform, además se dispone de una tercera aplicación que se encarga de validar todos los resultados generados y que a través del tercero de confianza, permitiría la recuperación de los datos biométricos de la firma y su entrega a un perito como evidencia, ante el rechazo a la firma digitalizada en sí.

En conclusión, en el marco legal que regula la firma electrónica en España, a lo que se le reconoce la misma validez que a la firma manuscrita es a la firma electronica reconocida, es decir, a través de certificado digital. Igualmente, le da validez legal a la firma electrónica avanzada. La firma digitalizada en principio no tiene la misma validez legal que la firma manuscrita, salvo que se presenten evidencias que demuestren que cumple con los requisitos de la firma digital avanzada. En este caso, el software y hardware elegido para llevar a cabo la firma digitalizada es clave. Así con aplicaciones como Viafirma Platform, a través de la captura y encriptación de datos biométricos y geolocalizadores, el sellado de tiempo y la validación de todos esos resultados encriptados y posteriormente incluidos en el pdf donde se ha estampado la firma, aportan suficientes evidencias para que la firma digitalizada que se genera sea considerada firma electrónica avanzada.

Comentarios

  1. Muy bien, y cómo sabe un usuario final si esa firma digitalizada está cumpliendo esos requisitos?
    Cuando un mensajero viene a casa y me pide firmar con un puntero en la pantalla de un PDA o teléfono, ¿se cumplen estos requisitos?. Y en la caja del Mercadona?

    Saludos.

    1. En el caso de los dispositivos de captura como Topaz y Wacom – son las pantallas donde se firma por ejemplo en los supermercados y muchas empresas de mensajería- el propio dispositivo de por sí recoge los datos biométricos de la persona que firma y los encripta. Solo en caso de requirimiento judicial serían descifrados. En este caso, el propio software aporta garantías suficientes y por lo tanto el usuario final sabe que es legal.

      Es cuando la firma se produce en Ipads, tablets e incluso Smartphones, donde puede haber más dilema porque no siempre cumplen los requisitos mencionados en el artículo -en este caso sí que hace falta una plataforma como viafirma-. La manera más fácil de saber si los cumple sería viendo si en la copia del documento firmado que se le da al cliente aparecería su firma plasmada junto con una encriptación de sus datos biométricos, sellado de tiempo y geolocalización. SI la empresa no ha facilitado el documento de primeras, siempre se le puede reclamar. De no ser así, sería más dificil demostrar la validez de la firma en un proceso legal.

      Muchas gracias

  2. Pingback: Dos años desde el primer proyecto de Firma Digitalizada en Colombia con Tigo
  3. Buenos días,

    Quería preguntar que validez tiene el Contrato que va “firmado” con el sello de la firma manuscrita?

    Muchas gracias.

    Un saludo,

    Adel

Comments are closed.