Uso de Internet en Europa: nivel de confianza de los ciudadanos en los productos bancarios en línea

In previous articles, we’ve talked about the implications that the EU 910/2014 standard and the Digital Single Market will bring to Europe. The DSM is possible thanks to the increased use of the Internet and is part of the strategic plan 2020. Today, we want to do research on Internet use in Europe, particularly in the level of confidence in the banking products. Every day we see new companies offering new innovative services, by simplifying complex activities that we face in our daily lives. New ways to be more efficient at work, major fields of action at your leisure and new lifestyles are representing the millennials. All this has a common denominator: The Internet. Only with the information provided by the European Union, we know that there were nearly 400 million Internet users in 2014. This means that 75% of the population of the countries of the Union have access to the network. Which increases to 81% when it comes to urban areas taking data from 2015 (Eurostat, 2015).

Uso de Internet en Europa: Una visión general

El 16% de esta población ha realizado compras por Internet en 2014, lo que representa un aumento del 60% respecto al año anterior. Las empresas europeas también han aumentado su número de compras online, un 22% respecto a 2013. Estos datos son muy relevantes para los negocios de la Unión Europea, ya que al ser más del 98% pymes, la red les está ofreciendo una vía para satisfacer las necesidades de más de 400 millones de usuarios. Prueba de ello es el creciente temor del sector tecnológico británico ante el posible «Brexit». Así como para otras organizaciones y usuarios, existe ahora más que nunca, un mercado continental al que puedo acudir (tanto para comprar como para vender) a través de Internet y del DMS. Siguiendo la influencia de los hábitos de los Millennials, los consumidores actuales se han vuelto siempre online. Por ello, las empresas deben adaptar sus servicios a las diferentes plataformas y canales que utiliza el público objetivo. Europa tiene la tasa de penetración de dispositivos móviles más alta del mundo (Twenga, 2015): 151% Europa Central y Oriental, y Europa Occidental 129%. Los países donde el número de transacciones es mayor son Alemania, España y Francia. En España se superó la cifra de 16 millones de euros (ONTSI, 2015). En 2014 cada europeo gastó una media de 970 euros online. Según el último informe del Observatorio Cetelem (2015) los usuarios afirman que una de las razones para comprar por Internet es la seguridad de las transacciones. En general, según un estudio de MarkMonitor, al 65% de los usuarios les preocupa que el comercio electrónico sea seguro. Los españoles dan más valor a la seguridad, la cifra se eleva al 70%.

Uso de Internet en Europa: nivel de confianza en los Productos Bancarios Online

Los productos de banca online están bastante extendidos por toda Europa, alcanzando en algunos países como Dinamarca porcentajes superiores al 88% de la población en 2014 (Eurostat, 2015). Las estadísticas más recientes disponibles sitúan en la UE-28 en un porcentaje que alcanza el 49% de la población que sigue creciendo año tras año. Aunque España solo representa el 30% del total de transacciones (Spotcap, 2015). Es importante hacer una aclaración, cuando se habla de banca online, nos estamos refiriendo tanto a aplicaciones de acceso desde el móvil y capaces de operar desde ellas como a empresas de bancos que son totalmente digitales. Un estudio reciente (FICO, 2015) muestra que el 32% de los jóvenes menores de 24 años prefiere utilizar pagos móviles como Apple Pay y Google Wallet en su móvil, e incluso el 56% prefiere servicios como PayPal y Venmo. Esta tendencia itinerante los bancos están introduciendo nuevas estrategias de digitalización. De hecho, cada vez más bancos optan por tener filiales 100% online. Desde el inicio de la recesión hasta la actualidad el beneficio de estas entidades ha aumentado más de un 55, según la Asociación Española de Banca (AEB). La banca móvil puede agradecer al actual entorno económico turbulento su crecimiento y adopción por parte de los clientes, ya que, en 2010, algunas de las entidades que ahora presentan beneficios estaban en números rojos. Además, según Cinco Días, en este entorno se redujo un 30% la red de sucursales y supuso la desaparición de muchos grupos financieros. Esto supuso una ventaja para los bancos «online», porque no tienen estos grandes costes y podían ofrecer un servicio más rápido y eficaz a sus clientes. Las empresas «online» ofrecen soluciones más estandarizadas aprovechando las economías de escala que ofrece la naturaleza del negocio en línea. Además, pueden permitirse cobrar menos condiciones, diferenciales hipotecarios más bajos y compensaciones más competitivas al no tener que soportar una estructura fija como la de los costes de la banca tradicional. Aunque el sector bancario «online» puede ofrecer unas hipotecas más baratas y más rentables que los depósitos de la banca tradicional, en un entorno de bajos tipos de interés la diferencia es mínima. (Cinco Días, 2016) En los últimos cinco años, el Popular-e (la empresa online del Banco Popular) ha aumentado sus beneficios un 38, Allfunds un siete, Inversis (empresa de Banca March) tuvo un incremento del 44%. Por otro lado, Uno-e y Openbank han salido de pérdidas registrando un resultado positivo. En este artículo se analizaba el nivel de uso de Internet en Europa y posteriormente se profundizaba en el grado de confianza de los productos de banca online. Como se ha visto, se extiende por varios factores, especialmente para la generación más joven. La banca «online» no ha dejado de crecer desde 2010, y sólo el tiempo dirá si las acciones llevadas a cabo por los bancos tradicionales serán suficientes para convertirla en una solución complementaria.

Contacto

    La mejor solución de firma electrónica para tu empresa

    Scroll al inicio